Entradas

Mostrando entradas de noviembre 27, 2011

"Tres pasos para la conversión"

Imagen
Cada Navidad es una instancia para renovar y reafirmar nuestro propio nacimiento. En la vida nueva que trae el Espíritu, nosotros jugamos un rol distinto de la vida que recibimos de la carne. Esta instancia de renacer en nuestra vida que ofrece Jesús en cada Noche Buena puede ser aceptada o rechazada. Frente al ofrecimiento de Jesús de transformar nuestra propia existencia en acción de gracias, podemos estar totalmente indiferentes. Por ello el Adviento se convierte en el tiempo propicio para reflexionar y ahondar en nuestra propia vida y así poder tomar conciencia de esos espacios del alma que necesitan renacer. En ocasiones, nuestro propio corazón se convierte en un espacio oscuro y desértico. El dolor y la soledad, el egoísmo y la hipocresía, la avaricia y la indiferencia terminan arrancando del corazón la luz de la esperanza y de la fe, convirtiéndolo en un espacio frío e infecundo. Marcos se refiere a Juan el Bautista, como la «voz que clama en el desierto» y dice «preparen el camin…
Imagen
El P. Arrupe, a quien le preguntaban qué significaba para él Jesucristo respondía: «Todo. Para mí Jesucristo es todo... Fue mi ideal desde mi entrada a la Compañía, fue y sigue siendo mi camino, y ha sido siempre mi fuerza. Quiten a Cristo de mi vida y TODO se desplomará, como un cuerpo al que se le quita el esqueleto, el corazón y la cabeza»
Imagen
"La Luz miró hacia abajo, y vio las tinieblas. Allí quiero ir, dijo la Luz. La paz miró hacia abajo, y vio la guerra. Allí quiero ir, dijo la Paz. El Amor miró hacia abajo, y vio el odio. Allí quiero ir, dijo el Amor. Así apareció la Luz, y resplandeció. Así apareció la Paz y ofreció reposo. Así apareció el Amor y trajo la Vida. Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros." (L. Hosman)
Imagen
María, Virgen del Adviento, esperanza nuestra, de Jesús la aurora, del cielo la puerta. Madre de los hombres, de la mar estrella, llévanos a Cristo, danos sus promesas. Eres, Virgen Madre, la de gracia llena, del Señor la esclava, del mundo la reina. Alza nuestros ojos hacia tu belleza, guía nuestros pasos a la vida eterna.

Imagen
Imagen
Si quieres descender desde la cabeza, tendrás que pasar por el corazón... Ese es el cruce de caminos. No puedes ir directamente hasta el centro de tu ser, no hay ningún camino: tendrás que atravesar el corazón.
Imagen
Te pedimos la paz que nos es tan necesaria como el agua y el fuego la tierra y el aire La paz que es perdón que nos libera de la rabia y la ira, de la envidia y la sangre La paz que es amnistía de presos y exiliados que desean un hogar más digno y estable. La paz que es libertad, la vida siempre abierta en la casa y en la fábrica, en la plaza y la calle. La paz que es el pan amasado cada día que se rompe en la mesa con júbilo y con hambre. La paz que es la flor de tu reino que esperamos y que hacemos más bello y cercano cada tarde. Te pedimos la paz y a nosotros nos pedimos porque somos hermanos y Tú eres nuestro Padre.
Víctor Manuel Arbeloa
Imagen
El Adviento es un momento de espera confiada. Sin embargo, en ocasiones, hay situaciones difíciles por las que tenemos que atravesar, problemas de salud, malos entendidos con otras personas, inquietudes, confusiones e incertidumbres...Es ahí cuando se prueba nuestro temple y nuestra "fe práctica en la Divina Providencia". Aunque vayan mal algunas cosas, confiemos...Confiemos en que todo está en los planes de amor del Señor. Confiemos en el que está por nacer... Digamos "Señor en vos confío" y que no sean sólo palabras vacías... A propósito de este tema les compartimos esta breve reflexión del cardenal Newman. Padre Javier Rojas y Alejandra Vallina
"Confiaré en Dios. Sea lo que fuere, nunca podré ser desecho. Si padezco malestares, mi enfermedad puede servirle. En tiempos de confusión, mi perplejidad puede servirle. Nunca son vanos sus designios. Sabe bien lo que hace. Puede quitarme a mis amigos. Puede colocarme entre extraños. Puede hacerme sentir desolado, hacer…
Imagen
Tienes todo el derecho a caer...a ser frágil... Pero no te permitas estar mucho tiempo abajo... Lleva las manos a la espalda y toca...son tus alas... Puedes volver a volar de nuevo...una vez más... Levántate...abre los brazos...cierra los ojos... Y vuela...vuela de nuevo...arriba...muy arriba... No necesitas motor...si tú quieres te llevará la brisa... Y si vuelves a caer no olvides que puedes volver a subir muy alto.
Imagen
Imagen
Comenzamos el mes de diciembre. El último del año. La mayoría de nosotros nos sentimos cansados y esperamos el tiempo de vacaciones para el reposo y el sosiego. Sin embargo, diciembre es un mes largo y plagado de emociones diversas: nuestros hijos terminan el año escolar, se acercan la Navidad y el Año Nuevo, asistimos a reuniones familiares y de amigos, hay un arbolito que levantar y un pesebre para armar, compramos obsequios para los más pequeños de la casa y nos inundan los deseos de que la familia se reúna para estas fiestas en paz y en armonía.
No debemos dejar que la vorágine del fin de año opaque nuestras buenas intenciones: disfrutar de la Navidad, de ese Dios encarnado que llega a sostenernos…
No permitamos que el deseo de descanso y sosiego nos adormezca al punto de no alegrarnos de la Buena Noticia… 
No escatimemos los esfuerzos por acompañar a tantos solos y enfermos en estas fiestas…
No dejemos que la mirada se pose en lo intrascendente y nos impida reconocerlo, a Él, que vie…
Imagen
«En este Adviento no dejes de expresarlo»
Imagen
No tenemos en nuestras manos las soluciones para los problemas del mundo. Pero frente a los problemas del mundo, tenemos nuestras manos... Cuando el Dios de la historia venga, nos mirará las manos...
Cómo están tus manos? Curtidas por las labores? Gastadas de dar, ofrecer y animar? Son manos amistosas que acarician y abrazan, o crispadas y esquivas? Mírate las manos y ábrelas a la vida...
Imagen
Imagen
Dice María:
"Nadie notó en Nazaret lo que estaba sucediendo: que teníamos dos cielos, uno arriba, otro creciendo. ¿Dios está en el cielo? El cielo está en Dios? yo por los montes llevando a los dos." José Luis Martín Descalzo
Imagen
Adviento: certeza de un Dios que acompaña en modos humanos nuestro caminar...
Imagen
En este Adviento saquémonos las máscaras y hagámonos sencillos como el Niño que está por llegar....
Me preguntas cómo me volví loco. Ocurrió así: Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que se habían robado todas mis máscaras, las siete máscaras que había modelado y usado en siete vidas. Huí sin máscara por las atestadas calles gritando: "¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!". Hombres y mujeres se reían de mí, y algunos corrieron a sus casas temerosos de mí. Y cuando llegué a la plaza del mercado, un muchacho de pie sobre el techo de una casa, gritó: "¡Es un loco!". Alcé la vista para mirarlo y por primera vez el sol besó mi rostro desnudo. Por primera vez el sol besó mi rostro desnudo, y mi alma se inflamó de amor por el sol y ya no deseé más mis mascaras. Como en éxtasis grité: "¡Benditos, benditos sean los ladrones que me han robado mis máscaras!" Así fue cómo me volví loco. Y he hallado libertad y salvaci…
Imagen
Imagen
“El camino hacia Dios no está en un lugar; no depende de un género de vida. Donde quiera que esté, mi camino hacia Dios está en mí, y penetra todo el espesor de mi ser”. Yves Raguin

" Si no ríes, no vives"

Imagen
La risa es salud, el buen humor es salud. ¿Estás seguro de pensar lo suficiente en este aspecto de tu bienestar? Si, a causa de las preocupaciones, envejece el corazón, y también tu rostro aparecerá pronto lleno de arrugas. La risa libera, el humor relaja. La risa es capaz de liberarte de los falsos problemas. La risa es el mejor cosmético para tu belleza externa y la mejor medicina para tu vida interna. Sí, riendo tus músculos trabajan regularmente, tu digestión resultará beneficiada, e incluso tu apetito se estimulará y tu presión arterial permanecerá estable. La risa y el buen humor te liberarán de aquella lúgubre seriedad que vuelve los problemas pesados como el plomo; te liberarán, además, del triste "tran-tran" cotidiano. La risa y el buen humor crean espacios nuevos para alegrías desconocidas. Un día en que no has reído, es un día perdido.

Padre Phil Bosmans
Imagen
Yo le sigo creyendo a Dios. Aunque me digan ilusa. Le creo que llega otra vez hecho niño. Le creo que quiere hacer morada en mí. Que me busca siempre y sin cansancio. Que nace en diciembre. Y también cada día del año… Le creo que nada de lo que haga, me aparta de su amor… No porque yo sea buena. Si no porque Él es bueno… Ale Vallina
Imagen

"Circunstancias"

Imagen
El águila empujó gentilmente sus hijitos hacia la orilla del nido. Su corazón se aceleró con emociones conflictivas, al mismo tiempo en que sintió la resistencia de los hijos a sus insistentes empujones. ¿Por qué la emoción de volar tiene que comenzar con el miedo de caer? pensó ella. El nido estaba colocado bien en el alto de un pico rocoso. Abajo, solamente el abismo y el aire para sustentar las alas de los hijos. ¿Y si justamente ahora esto no funcionase ? pensó ella.. A pesar del miedo, el águila sabía que aquel era el momento. Su misión estaba presta a ser completada; restaba todavía una tarea final: el empujón. El águila se llenó de coraje. Mientras sus hijos no descubriesen sus alas no habría propósito para sus vidas. Mientras ellos no aprendieran a volar no comprenderían el privilegio que era nacer águila. El empujón era el mejor regalo que ella podía ofrecerles. Era su supremo acto de amor. Entonces, uno a uno, ella los precipitó hacia el abismo. ¡¡Y ellos volaron!! A veces, en nuestras vida…
Imagen
María, vientre del mundo hecho ternura.
Camino hacia el Padre, redentora con el Redentor.
Señora de mis días y de mis noches.
Incondicional de mi corazón. 
Sencilla mujer de Dios, que con su “sí”,
abrió la puerta del Amor… 
Servicio callado y generoso, 
De lealtad sin fronteras.
María, vientre del mundo hecho ternura… 
Ruega por nosotros, tus hijos, distraídos…
Ale Vallina

Imagen
Imagen
Adviento nos recuerda que hay alegría esperando y comienza el año de la Iglesia, adviento no es una navidad corriendo para ir de compras, adviento no es una carrera hasta el 25 de diciembre, adviento no es un arrepentimiento o una limpieza más de primavera en nuestras vidas, Adviento es una preparación para dar la bienvenida a un invitado especial... Jesús.

«Hacer un lugar»

Imagen
Todos los años al llegar el Adviento sabemos que ingresamos en un tiempo especial de preparación para celebrar la Navidad.  Y como todos los años también, repetimos aquella famosa frase «este año quiero prepararme bien para la Navidad». Pero al final terminamos repitiendo casi  las mismas palabras que el año anterior «se me vino la Navidad encima y no hice nada de lo había planeado” ¿Cómo quiero este año recibir la Navidad? ¿Dónde desearía recibir al Hijo de Dios? ¿Qué ámbitos o zonas de mi vida necesitan luz de esperanza? San Alberto Hurtado tiene una expresión, que a mí particularmente me llena de alegría y esperanza. Él, hablando del amor inmenso que siente Dios por nosotros, dice  que «quedó cautivado de amor al contemplar al hombre» y que desde entonces ha procurado nuestro amor y amistad… Esta certeza que tenemos todos, porque Jesús mismo lo confirmó con su vida y con su muerte, debe disponernos con convicción a preparar un lugar al Hijo de Dios en nuestra vida. ¿Por dónde te gust…