Entradas

Mostrando entradas de octubre 23, 2011

«Fe paciente en el lento trabajo de Dios»

Qué apurados vivimos siempre, impacientes por saber todo ya, por conocer resultados...Sin embargo todo tiene su tiempo, todo madura como debe...Confiemos en El que sabe...Dejemos a Dios ser Dios...
Ten fe en el lento trabajo de Dios... Nosotros estamos naturalmente inclinados a ser impacientes en todo y queremos llegar al fin sin demora. Nos gustaría saltarnos las etapas intermedias. Somos impacientes por estar en un camino hacia algo desconocido y nuevo. Pero la ley de todo desarrollo dicta que es necesario pasar por varias etapas de inestabilidad, y esto puede tomar mucho tiempo. Creo que a ti te pasa lo mismo. Tus ideas maduran gradualmente. Déjalas crecer. Déjalas tomar forma sin apuro. No trates de forzarlas, así como tú no podrías ser hoy lo que el tiempo –es decir, la gracia de Dios y las circunstancias de la vida actuando en tu buena voluntad- te hará ser mañana. Sólo Dios puede decir lo que este nuevo espíritu que gradualmente se está formando en ti llegará a ser.…

«Un amor sustentable»

Imagen
El verdadero amor se sustenta en tres relaciones que se alimentan dialécticamente y que constituyen la esencia del amor cristiano. Todos sabemos que sin amor es imposible vivir. El amor es la experiencia fundante de nuestro ser. Es el acto por el cual el hombre se sabe bienvenido a este mundo. Es la actitud con la cual decimos a otro, «tú eres bienvenido», «tu presencia me es grata», «tu existencia me da vida». El amor es el ámbito propicio para el sano desarrollo del ser humano.  Lo que hace que este amor sea tan particular y se diferencie de otros amores es su  cualidad de “don”. Esta característica lo hace inconfundible entre aquellos que ostentan gratuidad pero en realidad buscan poseer y retener. La manera más rápida de matar un amor verdadero es reteniéndolo egoístamente con los puños apretados. Atesorar, guardar, retener aquello que es sí mismo se entiende como comunicación de uno a otro, y consigo mismo. Cuando el amor humano pretende poseer se convierte en egoísmo…