Entradas

Mostrando entradas de marzo 10, 2013
Imagen
Las sandalias del pescador...
Imagen
“Jamás ha hablado nadie así” (Jn 7,46).   Los adversarios quieren eliminar a Jesús, lo tachan de impostor, desprecian a la gente sencilla. Parece que sólo entienden de Dios los que conocen la Ley. Su amor puesto en medio del mundo saca de la ambigüedad a toda sabiduría. A la violencia responde con la paz y la bondad. Junto a Jesús brota el agua viva, todo silencio y soledad quedan habitados por la música. Junto a él se elaboran las más fuertes decisiones. Cristo, ¿qué quieres de mí? Mirándote a ti, Jesús, aprendo a amar y a perdonar en silencio.
Imagen
Deseo una Iglesia pobre y para los pobres.
Papa Francisco.

Imagen
La justicia es una virtud difícil, muy difícil, cuya práctica exige una gran dosis de rectitud y de humildad. Hay mucha gente que está dispuesta a hacer obras de caridad, a fundar un colegio, un club para sus obreros, a darles limosnas en sus apuros, pero que no puede resignarse a lo único que debe hacer, esto es, a pagar a sus obreros un salario bueno y suficiente para vivir como personas... San Alberto Hurtado
Imagen
Hablar lo que otros callan. Avanzar cuando todos se detienen. Amar cuando todos dicen que ya no vale la pena. Eso es FE.
El Papa Francisco y los pobres.
http://youtu.be/iwYtmDweN78
Imagen
La finalidad del discernimiento espiritual es aprender a vivir con alegría, fraternos, solidarios, eficaces, servidores. San Ignacio diría que el discernimiento es la base para que la persona viva y se desarrolle guiada por la “ley interna de la Caridad” (ley del Amor). Una norma interior que nos enseña a conducirnos de la mejor manera posible, en el aquí y ahora de las circunstancias concretas de la vida, como persona, como miembro de una familia, como ciudadano.
Si me falta discernimiento, comienzo a desquiciarme, me invento un mundo y creo en él, llamo bien al mal y al mal bien, idolatro las cosas y a las personas, espanto la alegría, desaparece la esperanza, muere la vida.
Santiago Arzubialde sj y Gustavo Albarrán sj
Imagen
La experiencia profunda del Padre...
Imagen
Imagen
Creo que la sorpresa fue una de las primeras reacciones que nos atrapó a todos frente al anuncio: Jorge Mario Bergoglio, Card. Argentino, elegido como Papa y con el nombre de Francisco. Evidentemente, dentro de las varias reacciones, prevalece en mi caso la de la alegría y la del compromiso. Los que pertenecemos al "personal de tierra" de Tata Dios, en su Iglesia, sabemos que lo que le toca a Don Jorge Mario, ahora como Papa Francisco, no es tarea fácil, y que lo de honra es simple reacción nuestra, y que quizá en él lo sea de agobio. Por eso uno comienza a interpretar pequeños signos que pueden ser decidores para vislumbrar las líneas que lo guiarán en esta tarea que Dios le encarga. En primer lugar les aclaro que no lo conozco tanto como para pavonearme en profetizar lo que podemos esperar de las medidas que ciertamente tendrá que tomar en la conducción de la Iglesia. Por eso simplemente escojo un par de signos pequeños y muy primarios: 1.- La sencillez y casi cara de susto c…
Imagen
"Caminar, edificar, confesar". Palabras centrales de la primera homilía del Papa Francisco.
Imagen
Al final del camino me dirán
- ¿Has vivido? ¿Has amado?
Y yo sin decir nada,
abriré el corazón lleno de nombres...
Pedro Casaldáliga
Imagen
Oh Dios, que en tu providencia quisiste edificar tu Iglesia sobre la roca de Pedro, príncipe de tus apóstoles, mira con amor a nuestro papa Francisco, y Tú que lo has constituido sucesor de san Pedro, concédele la gracia de ser principio y fundamento visible de la unidad de fe y de comunión de tu pueblo.
Amén.
Imagen
"Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. 
Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. 
Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. 
Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. 
Que allá donde hay error, yo ponga la verdad. 
Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.
Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza.
Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.
Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.
Oh Señor, que yo no busque tanto
ser consolado, cuanto consolar,
ser comprendido, cuanto comprender,
ser amado, cuanto amar.
Porque es dándose como se recibe,
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,
es perdonando, como se es perdonado,
es muriendo como se resucita a la vida eterna.

San Francisco de Asís
Amen"
Imagen
El Santo Padre Francisco IGloria a Dios!!!
Imagen
HABEMUS PAPAM !!!
Imagen
Imagen
¡Te necesito a Ti, sólo a Ti! Deja que lo repita sin cansarse mi corazón. Los demás deseos que día y noche me embargan son falsos y vanos hasta sus entrañas. Como la noche esconde en su oscuridad la súplica de la luz, así en la oscuridad de mi inconsciencia resuena este grito: ¡Te necesito a Ti, sólo a Ti! Como la tormenta está buscando la paz cuando golpea la paz con su poderío, así mi rebelión golpea tu amor y grita: ¡Te necesito a Ti, sólo a Ti! Rabindranath Tagore
Imagen
Imagen
Hoy, 12 de marzo, la Compañía de Jesús recuerda la canonización de San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier hace casi 400 años. En el día en que se inicia el cónclave para elegir al nuevo Papa, que Ignacio y Francisco Javier intercedan ante Dios por los cardenales reunidos en la Capilla Sixtina.
Imagen
Querido Dios: Te escribo desde este punto de la galaxia que llamamos Tierra y en un momento de la Historia en que el planeta para muchos parece girar sin sentido desde un sistema que llaman globalización y que abre cada día más la brecha entre los ricos y los pobres Con guerras que, como siempre, derrochan en armas lo que bastaría para dar de comer a cientos de miles de personas que exterminan a los más débiles. Con triste explotación de mujeres y niños, deterioro del medio ambiente, lacras producidas por el consumo, la drogadicción, el comercio sexual…, en fin qué te voy a contar que tú no sepas. En este mundo somos  1.196 millones de bautizados católicos, el 17,5% de la población mundial. No vamos a creernos que somos tus hijos únicos, ni siquiera predilectos, pues todos «en ti vivimos, existimos y somos», como decía el apóstol Pablo, y tú llueves sobre santos y pecadores. Pero creemos que por amor a todos los hombres tu Hijo se hizo carne y asumió nuestra historia, creó una asamblea …
Imagen
Érase una vez un rey que tenía tres hijos. Poseía, además, muchas riquezas. Pero sobre todo un brillante de valor extraordinario, admirado en el mundo entero. Se iba haciendo anciano y se preguntaba así mismo para cuál de los tres hijos sería aquel brillante al repartir la herencia? Tuvo una idea: Sería para el que realizase la mayor hazaña en un día señalado... Al llegar la noche del día siguiente, cada uno relató al rey su aventura vivida. El mayor había dado muerte al terrible dragón rojo que sembraba el pánico por todo el reino. El segundo, con una pequeña daga, había vencido a diez hombres bien armados. El tercero dijo: - Salí esta mañana y encontré a mi mayor enemigo durmiendo al borde de un acantilado... Luché conmigo mismo y mis ganas de despeñarlo... y al final le dejé seguir durmiendo. Entonces el rey se levantó del trono, abrazó a su hijo menor y le entregó el brillante. Tony de Mello
Imagen
He sido y soy un buscador, pero he dejado de buscar en los libros y de pedir a las estrellas... He empezado a escuchar la enseñanza de mi alma. Rumi

«Recuperar lo pedido»

Imagen
«Se acercaban a él todos los publicanos y pecadores para oírle,   y los fariseos y los escribas murmuraban diciendo: --Éste recibe a los pecadores y come con ellos.  Entonces él les refirió esta parábola, diciendo:  Un hombre tenía dos hijos.  El menor de ellos dijo a su padre: "Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde." Y él les repartió los bienes.  No muchos días después, habiendo juntado todo, el hijo menor se fue a una región lejana, y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.  Cuando lo hubo malgastado todo, vino una gran hambre en aquella región, y él comenzó a pasar necesidad.   Entonces fue y se allegó a uno de los ciudadanos de aquella región, el cual le envió a su campo para apacentar los cerdos.   Y él deseaba saciarse con las algarrobas que comían los cerdos, y nadie se las daba.   Entonces volviendo en sí, dijo: "¡Cuántos jornaleros en la casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!  Me levantaré, iré a mi …