Entradas

Mostrando entradas de agosto 24, 2014
Imagen
Imagen
Jesús dijo a la multitud: 
"El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo. 
El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; 
y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró."
Mateo 13,44-46.
Imagen
Imagen
Dios nos creó a cada uno con tanta dedicación y amor, que desear ser otro, distinto del que soy es casi un desprecio a su acción en nosotros...
Esto no quiere decir "mejorar y evolucionar" como personas...pero siempre aceptando lo que Dios nos ha regalado y que nos hace únicos y especiales. En esta aceptación radica la felicidad...
Ale Vallina
Imagen
Padre nuestro, heme aquí,  tu hijo, a tu disposición para que Tú me utilices para que tu amor continúe por el mundo, por el don de Jesús que Tú me das y que a través de mí, haces a cada uno de los demás y al mundo. Oremos los unos por los otros para permitir a Jesús amar en nosotros y a través de nosotros, con el mismo amor con que el Padre le ama.
Beata Teresa de Calcuta.
Imagen
Imagen
Imagen
“Acoger es una gracia; hacerlo no es trivial. A veces es fácil y espontáneo pero no en pocas ocasiones cuesta e implica un esfuerzo, una disposición a hacer rendir los frutos de esa gracia recibida”.
Hernán Opazo Delpiano
Imagen
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que parecen sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre! 
Así también son ustedes: por fuera parecen justos delante de los hombres,pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad.
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que construyen los sepulcros de los profetas y adornan las tumbas de los justos,
diciendo: 'Si hubiéramos vivido en el tiempo de nuestros padres, no nos hubiéramos unido a ellos para derramar la sangre de los profetas'!
De esa manera atestiguan contra ustedes mismos que son hijos de los que mataron a los profetas.
¡Colmen entonces la medida de sus padres!
Mateo 23,27-32.
Imagen
Guíame, Señor, mi luz,
en las tinieblas que me rodean,
¡guíame hacia delante!
La noche es oscura y estoy lejos de casa:
¡Guíame Tú!
¡Dirige Tú mis pasos!
No te pido ver claramente el horizonte lejano:
me basta con avanzar un poco.
No siempre he sido así,
no siempre Te pedí que me guiases Tú.
Me gustaba elegir yo mismo y organizar mi vida.
pero ahora, ¡guíame Tú!
Me gustaban las luces deslumbrantes
y, despreciando todo temor,
el orgullo guiaba mi voluntad:
Señor, no recuerdes los años pasados...
Durante mucho tiempo tu paciencia me ha esperado:
sin duda, Tú me guiarás por desiertos y pantanos,
por montes y torrentes
hasta que la noche dé paso al amanecer
y me sonría al alba el rostro de Dios:
¡tu Rostro, Señor!
John Henry Newman
Imagen
Imagen
Imagen
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que cierran a los hombres el Reino de los Cielos! Ni entran ustedes, ni dejan entrar a los que quisieran. 
Mt 23,13
Imagen
Imagen

«El Parecer y la verdad»

Imagen
« 13 Al llegar Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: -- ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?  14 Ellos dijeron: -- Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas.  15 Él les preguntó: -- Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?  16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: -- Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.  17 Entonces le respondió Jesús: -- Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.  18 Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán.  19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos: todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos.  20 Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijeran que él era Jesús, el Cristo.».
                   Mt 16, 13-20
Días atrás en una de mis cam…